…auto-dañarse.

Continuó como continúan todas esas cosas que sabes que tienen un final, pero te niegas a admitirlo. Haciendo lo imposible para que no termine, agarrándote a cada hilo de cuerda para no caerte. Utilizando hasta el último recurso y engañándote a ti mismo minuto tras minuto.

No te das cuenta de que en algún momento has de frenar, pararte y pensar hacia dónde te lleva todo eso. Reflexionar sobre si realmente quieres llegar al sitio hacia el que estas caminando, cuando sabes de sobra que al final de ese camino no hay nada ni nadie que te esté esperando. Solo tú.

A veces nos obcecamos en mantener a nuestro lado personas que no aportan nada a nuestra vida, que solo restan. Lo sabemos con certeza, pero no somos capaces de poner punto y final y alejarnos. Es más, hacemos todo lo contrario y eso acaba haciéndonos más daño aun con el tiempo.

Parece fácil decirlo en alto, pero al intentar llevarlo a cabo nos damos cuenta de que nada es como parece. Y una vez que lo consigues esperas ese cambio rápido y directo… pero de repente solo estás tú, rodeado de silencio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a …auto-dañarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s